domingo, 18 de octubre de 2015

¿De algo me sirvió tanto dolor?.




Sabía que alejándome, de alguna manera le perdería, y así fue.
Es extraño lo que siento, por que he perdido algo que no sé si tuve, asumo que por eso duele más.
Sé que ésto ya no tiene sentido, pero es así, es inevitable sentir como me siento, no quiero el consuelo de nadie, ya que nadie va curar mi dolor, no por que no quisieran, si no por que no lo conocen.

Tengo las emociones enredadas, llegó el punto en el que no puedo controlar nada, cada minuto cambio de opinión cuando se trata de ti, todo está fuera de control, hay más preguntas que respuestas en mi cabeza, perdí la paz que me costó conseguir, cada minuto pierdo la razón y me abandona la ilusión, enfermo con solo pensar que andas alrededor y la desesperación se apodera de mi, cada minuto es una eternidad sin poder tocar tus manos.
Intenté alejarme por que la situación no me hacia bien, te echaba de menos, como no tienes idea, pero ya no trato de buscar una luz en medio de está soledad, no quiero, no puedo, supongo que en algún momento se agotará todo este sentimiento, ya no tengo fuerzas, tu ausencia me quema por dentro.

No sé en que momento nació este sentimiento por ti, mucho menos en que momento creció, no lo vi venir, antes de poder decidir si seguir o no, tu huella ya estaba en mi, aquí, en que momento superamos el listón de la amistad, ésto ya cambió para bien o para mal.
Es mejor no fingir, tengo que huir de la situación, supongo que hay algo más allá para ambos.
Eras mi cómplice en los sueños, quererte no sé olvida, aun me quedan lágrimas de cosas que pasamos, no sé que fue ésto para ti, pero para mi fue la mejor historia vivida, gracias por el tiempo que me diste.



Como es que alguien podría perder algo, si ni siquiera logró ganarlo
One step closer.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Secretos.

Extrañaba el sabor de sus labios, extrañaba acariciar su piel, extrañaba sonreír con él, extrañaba esa forma complicada de jugar, extrañaba dormir en sus brazos, extrañaba la sensación de unir sentimientos, simplemente lo extrañaba demasiado, lo tengo a mi lado, donde siempre estuvo, mirándome con esa sonrisa, que logra prender cada luz en mi, desordenando los sentimientos, alborotándome las ideas, controlando mis ganas, mi necesidad de él, me quiero quedar con él.
Eres con quien quiero pasar mis días, quiero descubrirte de a poco, convertirte en mi rutina, No, no me arrepiento de nada, 
aun queda tantos recuerdos que llenar en ese baúl que preparo para ti, quiero conocer eso que es llamado amor.
Me gusta escribir, por qué es así como vivo cada momento a tu lado, ilusiones de un pequeño niño, nada de más.
Es sencillo dejarme llevar, todo es mágico cuando estamos juntos, la sensación que causan tus besos, tus caricias logran estremecer mi piel,  sentir el calor de tu cuerpo acercarse al mio, volcar mi cabeza 360º, sentir tus manos navegar por mi cuerpo, simplemente sentir, formar, ser parte de mi. Despertar y ver que aun sigues ahí, a mi lado, contemplándome mientras dormía, mirarme tiernamente a los ojos, y decir 

 Aquí siempre... estaré.


lunes, 31 de agosto de 2015

Una y otra vez.

Estás perdido, tomaste una vuelta equivocada, te volviste a topar con pared.

Sigo dormido, creyendo que la situación pueda cambiar en cualquier momento, no es fácil ordenar mis ideas, mis sentimientos, todo se está saliendo de control, todo alrededor está confuso, no soporto la idea que pueda desaparecer otra vez, me da miedo pensar en esa probabilidad, me resisto a perderle otra vez, es que no puedo verme lejos de él. 
Lo más probable es que ya se haya ido, casi siempre me deja, así, con un especie de hueco en el pecho.
Nunca me había sentido como ahora, tan perdido, y a él, cada día, un poco más lejos de mi, teniéndole cerca, me generaba tristeza, miedo, cuando debería de ser todo lo contrario.
En un segundo apagó mis ganas de él, y ya estaba nuevamente llorando una ausencia que duele, como solo saben doler las partidas de esos grandes amores.
No sé que partida es la que duele más, la última es la que siempre duele más, quiero dejar mis interrogantes aquí, ahogadas en lágrimas, la nostalgia pasa sin avisar, tampoco me quedan ánimos de disimular que todo anda bien, por qué por dentro no es así.


¿habrá sido ésta mi última tarde en sus brazos?.

sábado, 22 de agosto de 2015

Discúlpame.

Hoy me di un pequeño tiempo para pensarle, para saber como le ha ido en éste tiempo de ausencia.

¿Sabes?.


Me costó mucho dejarte ir, darme cuenta que ésto no era sano, fue dificil y muy duro.
De hecho me ponía mal pensar que no funcioné, y efectivamente no funcionó, Estoy tranquilo por que sé que puse de mi parte, y dí todo lo que tenía que dar, ni más ni menos, dí lo preciso y justo.

Discúlpame si estoy siendo algo egoísta, pero ser víctima cansa y  casi siempre termina aburriendo.
Sé que pierdo la paciencia muy rápido, pero contigo, especialmente con nosotros, controle cosas que si se trataban de algún equis, no hubiese aguantado.

Discúlpame si tu presencia ya no me desestabiliza, y si bien es cierto, detestaba que alguien llamé mi atención con tanta intensidad como lo hacías tú, sabías provocar esos efectos en mi, de alguna manera te dí ese poder sin darme cuenta. En esa situación todo era muy confuso, ahora tengo las cosas más claras, creo que aun te quiero, pero ya no camino por el lado sentimental, ya no reacciono por las emociones, ahora puedo decir que camino por mis prioridades, mis cosas, mis ambiciones.

Discúlpame si al escuchar nuestra canción la pena ya no me embarga, o si escribo las lágrimas no están presentes, pero lo nuestro estaba lleno nada, claro que si tengo bonitos recuerdos, jamás negaré eso, tampoco me engañaré que siempre fue bonito, porqué nunca fue así y ambos lo sabemos.

Discúlpame por no seguir tus pasos más de cerca, lo siento de todo corazón, pero estaba ocupado haciendo mi vida, preocupándome por mis intereses y algunas prioridades,
                                                                                                           haciendo una mejor versión de mi.









viernes, 8 de mayo de 2015

Lo malo de ser bueno.



Siempre odié las despedidas, no son nada buenas, en el fondo sabemos que posiblemente eso no volverá, quedándote con nudos en la garganta, sé que lo extraño mucho, y lo sé por que me duelen estos días que no sé de él, también sé que me encantaba su presencia, como también sé que su ausencia me destruía, quizá no supe leer sus advertencias o tal vez sí, corrí el riesgo sin medir consecuencias, quiera o no, tengo que asumir y sobretodo aceptar que ya no está, lo que fuese que él sintiese no era sano, despertaba cosas en mi que ya casi había olvidado, siento mucha necesidad de él, estoy desestabilizado, caminando sobre una cuerda floja, tratando de encontrarme otra vez, es complicado describir como me siento, supongo que lloraré todo lo que tenga que llorar, hasta sentir alivio pero aun no es suficiente esto que pasa por mi cabeza, su egoísmo me trajo hasta aquí, es como si me hubieran dejado en la nada, perdido, caminando sin rumbo, me hes conocido este lugar, este sentimiento, pero diferente protagonista,

Sé que debo ser más fuerte y comprender que es feliz, ahora con él, ahora sin mi, solo tengo una pregunta en mi cabeza ¿Volverá?, no lo sé, pero vivo con esperanza llena de dolor y miedo.
Sabía que al despertar ya no estaría y yo seguiré aquí, recordando caricias, una de las mejores horas de mi vida junto a él. 

Tengo mil razones para tratar de olvidar este incidente, y una sola para aferrarme como niño a aquellos recuerdos, muchas veces quise escapar de todo esto, pero por alguna razón opté por quedarme aquí, tratando de realmente entender, lo sé, es dificil de entender, 


sábado, 2 de mayo de 2015

Victima voluntaria.

Le conté lo perfecto que fue mi Martes con Precious, lo feliz que me pone cada vez que lo veo, ya me daba miedo tanta felicidad, sin querer estaba presagiando algo, todo ya estaba mal, no quería ir a ningún bar, convertirme en un borracho monce, llamarlo y perder dignidad o simplemente cruzarmelo y no saber como actuar, eran muchas opciones que se iban asomando a mi cabeza. Decidí acompañarla pues era Jueves, y me acordé que Precious no podía, por que tenia un examen que dar, y por eso adelantamos la salida para el Martes, teniendo una respuesta lógica a todas mis interrogantes, me embarqué en los planes de Kathia, llegamos a un bar algo público, no me sentía cómodo por que ese nombre me recordaba demasiado a él, yo solo seguía a la manada, caminaba por pura inercia, no sé en que momento ya estaba en una cola pagando para meterle más "diversión" a mi noche, 

Huevona, te juro que si me lo cruzo, le saco la mierda y me voy.
- Ni cagando, tiene examen, no va a venir.

Acompañé a Kat al baño de flacas, y me paré a un lado de las escaleras, esperando por ella, entonces lo vi, venía con alguien, no sé con quien podría estar, su novio, un caído, un amigo o tal vez su acompañante de la noche, todo el puto mundo se me cayó, me nublé y no sabía como actuar, ellos parados viendo como se ponía la pista de baile, y yo mirándolo fijo a sus movimientos.
Literal las rodillas me temblaban, tenía las manos frías, latidos rápidos del corazón y algo que hacía cortar mi voz, salir de ese lugar no era mi opción, aunque la verdad lo deseaba con todas mis fuerzas, él tenía que verme, di un par de pasos y le toqué el hombro, volteó y no sé si era asombro o miedo lo que su cara reflejó, prometo que él tampoco esperaba verme ahí, su reacción lo confirmaba, me miró y miró a su acompañante que iba caminando sin darse cuenta que un extraño estaba robando unos segundos de su tiempo, me acerqué para decirle algo al oído, y creo que salieron las palabras que en ese momento sentía por él, le susurré "Te odio" al oído, giré y solo buscaba el hombro de mi amiga, que hasta ese momento no sabía con quien hablaba, la abracé y le dije, es él, está ahí con su flaco.
Y yo parado, sin saber que sentir, teniendo nuevas y más preguntas en mi mente, teniendo un no sé que cortando mi voz, y en escalofrío que solo él podía provocar, el lugar era tan grande, que aun así, me lo topaba unas cuantas veces más, la parte que más dolió fue cuando subía de la mano con alguien, y yo baja sosteniendo mi vaso, asumo que ya me había visto en la escalera, era algo obvio que se estaba escondiendo, no estaba yendo hacía la misma dirección, mi cabeza ya estaba mal, todo, absolutamente todo andaba mal, y decidí marcharme, 
Estoy volviendo a tocar la herida, recordando lo que pasó ayer y es inevitable no sentirme vulnerable y mojar mis mejillas con gotas saladas, realmente duele está situación, daba miedo tanta felicidad, no soy tan valiente como creí, mucha desilusión muerta, por tan grande caída y me quiebro al escuchar un audio del mes pasado diciéndome "cuídate mucho Precious", y es que aun logro verlo cuando cierro mis ojos, tal vez algún día entenderá porqué, tengo un sentimiento viejo y un gran vació en el corazón, y es que a veces nos engañamos, creyéndonos héroes, pensando que podemos cambiar a las personas, que tienen sentimientos bonitos muy en el fondo, quizá no fue tan sincero conmigo, de alguna manera sabía, conocía, estaba consciente del camino que estaba por pisar y entonces...

Elegí ser su victima voluntariamente.




miércoles, 25 de marzo de 2015

Cheek,

Observar a Lucho, me lleva a recordarme un par de años atrás, sin duda yo era igual a él emocionalmente, seguro por la edad que tenía en ese entonces, la inseguridad que yo  también demostraba, y la actitud que tomaba frente algunas cosas, me hace reflexionar.
En toda relación siempre existe el que quiere más, el que demuestra más, el que ama más, demostramos sentimientos en diferente intensidad, 
Lucho a mi lado con la cara extendida, botando chispas por los ojos,  con el famoso:
"No pasa nada, no tengo nada", pegado en la frente, obviamente estaba incomodo. 

¿Por qué?, pues minutos antes, le pedí que me acompañará a comprar unos cigarros, salimos del departamento y en el ascensor me di cuenta que no tenía mi billetera, que la había dejado con mis demás cosas en el sillón, le dije que me acompañé a recogerlo y así fue, regresamos él había sacado la llave para abrir la puerta, y se escuchó el celular de Pepito, los dos nos miramos de alguna manera cómplice y pegamos la oreja a la puerta, para escuchar con quien hablaba su querido flaco, sinceramente yo lo hacía por lo gracioso que era la situación,  todo era casualidades de la vida, en honor a la verdad, no escuché nada sospecho en aquella conversación, me alejé de la puerta, y solo le dije a Lucho que entre de una vez, yo estaba viviendo una escena súper cómica, sabía que eso no se iba a quedar así, mi risa ya era prácticamente burlona,  él seguía pegado a la puerta, cambiando sus expresiones, hubo un momento en el que llegué a sentir vergüenza ajena, conocía a Lucho y sabía que en cualquier momento iba a soltar su granada, esa que tenía entre las manos.

Su incomodidad, su mal humor, hacían que me ponga tenso, solo recuerdo que estábamos escuchando "Cheek to cheek", el vino le subió rápido a mi amigo, y soltó su granada, yo solo me reía de pura incomodidad, no sabía donde meter la cabeza, es vergonzoso confesar, que espiaste a tu pareja, que estuviste casi 10 minutos pegado a la puerta escuchando TODA, su conversación.
Pepito sabe como llevar la situación, sabe jugar sus cartas, me encanta su manera tan fresh de llevar las cosas, de alguna forma calma sus inseguridades de Lucho, y es sencillo llegar a esa conclusión,


domingo, 1 de marzo de 2015

One step closer.

Quisiera encontrar alguna razón a esto que Precious despierta en mi, esto es tan ilógico, hay demasiada química, eso lo puedo sentir y no lo podemos negar.

¿Por qué es ilógico Yisus?.
Pues te explico amiguito, es ilógico por la simple razón que Precious y yo, no nos conocemos.


Sí, somos unos desconocidos, tratando de conocerse, y créanme cuando les digo que es súper dificil, llegar a conocernos, al principio pensé que Precious no era real, algo así como Catfish, por su edad, por su trabajo y tantas conversaciones que tuvimos.
Solo espero que llegue el 23 para poder abrazarlo y jugar con su barbita, tengo muchas expectativas para ese día, mis sentimientos están dentro de un huracán, y ya no puedo detener esto que él ya despertó, sí o no, quizá, tal vez, nadie sabe que pueda pasar, ya llegó y sé está quedando en mi,
Está incendiando todo lo que llevó dentro, y me gusta la idea hasta de extrañarlo, 
Aquí no hay lógica por donde lo quieran ver, no la hay, siento que quiero a alguien que no conozco, Precious me atrae de una manera que no puedo, ni sé explicar, quizá ya enloquecí, pero estoy seguro que ya somos dos pinches locos, que necesitamos alguna clase de terapia o que se yo.
Y me gusta, me gusta cada parte de él que voy conociendo, si tengo un poco de miedo, pero no se compara a mis ganas de él.
Ya volteo mi manera de pensar, y no sé donde lleguemos a parar.




*One step closer*

lunes, 12 de enero de 2015

Sexo con sabor a despedida.

Estaba recostado en sus piernas, mi mano enlazada a la suya, y mis labios sedientos de sus besos.
Extrañaba la textura de sus labios, la manera de besarnos, extraña todo ese conjunto complejo que era él.
Después de aquella conversación sinceramente no creí, que volviéramos a estar así, de alguna manera juntos, demostrándonos algo que para mi, en mi mundo es llamado afecto.
Decidimos ir a pasar una última noche juntos, quizá así aclaraba mis conflictos o alguna confusión tipo sexo, amor o lo que fuese que yo sintiera.
Sinceramente no sé ni que siento por él, definitivamente no es amor, creo yo que simplemente estoy viviendo una ilusión, pero una ilusión única, la cual alimentaban dándome alas.
Digamos que perdí en este juego, en este caso el juego era nuevo, el tablero, la situación y el compañero también.
Y ahí estábamos dándonos afecto en un habitación, tal vez un poco conocida. No era un deja vu, era algo que estaba ocurriendo, mis ganas de él, estaban claras desde que empecé a aclarar lo que él generaba en mi, y así lo aceptaba.
El dolor lo iba dejando atrás para simplemente seguir con las caricias, es algo que él fácilmente logra en mi, cambiar mis sentimientos, quizá sea ese el poder que damos a algunos. De pie, mirándonos a los ojos, así estábamos, no saben el encanto que él despierta en mi, quisiera estar así siempre, cada noche a su lado, acariciando su cabeza, jugando en su pecho, su risa al tocar alguna parte sensible de su cuerpo, no puedo mantenerme quieto a su lado, es sencillamente imposible.
Tomando desayuno, iba respondiendo a todo lo que mi cabeza exprimía en preguntas, a veces trataba de defenderlo, pero no es así, somos distintos y queremos cosas distintas de la vida, también arriesgamos de manera particular, yo soy tan jugo de papaya, y él tan... café cargado por favor.
Ni sé si estoy perdiendo, por que ni siquiera sé si he ganado algo...




Me da un miedo quererlo, debe ser por que eso que siento no es correspondido.
Ya no quiero hablar de esto, ni que se juegue con esto, precisamente lo mucho que me importa.








viernes, 9 de enero de 2015

¿Acaso no te das cuenta que me duele?.

Es cierto que me encanta su compañía, y no es necesario estar a solas, simplemente con que su sonrisa esté dentro del grupo me basta para que me alegre el día.

Mandé a la mierda mi miedo, sé que necesito estabilidad y no alguien que vuele a tres mil metros de mi, yo no puedo con esos juegos, ya no quiero conquistarte, tampoco quiero obligarte a que me quieras, hay demasiadas ilusiones muertas dentro de mi.

Solo recuerdo que salió detrás mio, siguiendo al drama, lo que menos quise en todo este tiempo es hacerle algo semejante, pero realmente no pude, ya era la cuarta vez que lo veía en esa situación, está vez no fue indiferente, los celos y la incomodidad me abrazaron:

¿Acaso no te das cuenta que me duele?... Su cara reflejó una total confusión, la misma confusión que él provocaba con su inmadurez y tal vez algo de cobardía, 
¿Quieres hablar?, entonces hablemos. Sin darme cuenta de nada, ya estábamos sentados, viéndonos a los ojos, no recuerdo con exactitud lo que le decía, pero sus respuestas están grabadas en mi cabeza, con el mismo dolor de aquella última conversación.

Nunca me demostró tanta debilidad como aquella noche, estaba viendo al Miguel que en todo este tiempo quise conocer, pero nunca se dio la oportunidad de mostrarme quien realmente es, repetía que me conocía bien, y no dudo que así sea, por que siempre fui totalmente trasparente con él, jamás opte por un papel ni una careta, nunca. 
Se me partió el corazón cuando sus ojos empezaban por inundarse, sentí lo mismo cuando vi la foto con su mamá, esa misma tristeza se estaba apoderando de mi, y ahí pude darme cuenta, que sería incapaz de hacerle daño, esa conversación le estaba causando tristeza, de alguna manera que yo hasta ahora no puedo entender.

- Estás tan vulnerable, me dan ganas de abrazarte.
Y a mi también, Jesús.
- ¿Por qué no lo haces?.
Por que no quiero confundirte más.

Y ahí estaba otra vez, poniendo mis sentimientos de lado, preocupándome por él, dispuesto a poner el pecho, así fue, él no podía llorar, no tenía por que hacerlo, y solo lo abracé por unos segundos, hasta que se vaya eso que él sentía.





Él me dio un beso sin nada de importancia, pero yo tontamente sí me la dí.
¿Sabes por qué?.
Por que yo si tengo la capacidad, de querer y quitarme mis miedos.


domingo, 4 de enero de 2015

Amor pirata.


Amores clandestinos, secretos, amores reprimidos, prohibidos, amores furtivos, pasionales, amores tormentosos.
Un amor clandestino es un escape constante, es incomodidad, adrenalina, tensión, es ojos que no ven, pero corazón que presiente, es un momento privado, inconfesable.

¿Quién no tuvo un amor secreto, clandestino?

A quien no lo enciende un amor pirata


Mi amor es un amor pirata, así como un parásito que se alimenta de chocolates, de llanto y de soledad pero sin besos, palabras ni nada.
Cuando amamos, el corazón del otro es un tesoro, y cual piratas queremos arrebatar ese tesoro sin importar si tiene dueño o no.
Nos atrae el amor clandestino, secreto, por que el amor cómplice se hace más fuerte, más nuestro y solo nuestro.
La complicidad es un guiño, una aventura y el amor le encanta la aventura.
Es el secreto cómplice, hay libertad, por que nos escapamos de la mirada de los demás, nos permitimos ser libres, rebeldes, aventureros, como los piratas.
El amor secreto es mágico, cuando deja de ser secreto, se vuelve real, y el amor es un poco más complicado.
El amor pirata no conoce el miedo, conquista, arrebata y roba. A veces paga las consecuencias.


Un amor pirata es un amor que no puede ser, y es por eso que nos atrae tanto.