lunes, 31 de agosto de 2015

Una y otra vez.

Estás perdido, tomaste una vuelta equivocada, te volviste a topar con pared.

Sigo dormido, creyendo que la situación pueda cambiar en cualquier momento, no es fácil ordenar mis ideas, mis sentimientos, todo se está saliendo de control, todo alrededor está confuso, no soporto la idea que pueda desaparecer otra vez, me da miedo pensar en esa probabilidad, me resisto a perderle otra vez, es que no puedo verme lejos de él. 
Lo más probable es que ya se haya ido, casi siempre me deja, así, con un especie de hueco en el pecho.
Nunca me había sentido como ahora, tan perdido, y a él, cada día, un poco más lejos de mi, teniéndole cerca, me generaba tristeza, miedo, cuando debería de ser todo lo contrario.
En un segundo apagó mis ganas de él, y ya estaba nuevamente llorando una ausencia que duele, como solo saben doler las partidas de esos grandes amores.
No sé que partida es la que duele más, la última es la que siempre duele más, quiero dejar mis interrogantes aquí, ahogadas en lágrimas, la nostalgia pasa sin avisar, tampoco me quedan ánimos de disimular que todo anda bien, por qué por dentro no es así.


¿habrá sido ésta mi última tarde en sus brazos?.

sábado, 22 de agosto de 2015

Discúlpame.

Hoy me di un pequeño tiempo para pensarle, para saber como le ha ido en éste tiempo de ausencia.

¿Sabes?.


Me costó mucho dejarte ir, darme cuenta que ésto no era sano, fue dificil y muy duro.
De hecho me ponía mal pensar que no funcioné, y efectivamente no funcionó, Estoy tranquilo por que sé que puse de mi parte, y dí todo lo que tenía que dar, ni más ni menos, dí lo preciso y justo.

Discúlpame si estoy siendo algo egoísta, pero ser víctima cansa y  casi siempre termina aburriendo.
Sé que pierdo la paciencia muy rápido, pero contigo, especialmente con nosotros, controle cosas que si se trataban de algún equis, no hubiese aguantado.

Discúlpame si tu presencia ya no me desestabiliza, y si bien es cierto, detestaba que alguien llamé mi atención con tanta intensidad como lo hacías tú, sabías provocar esos efectos en mi, de alguna manera te dí ese poder sin darme cuenta. En esa situación todo era muy confuso, ahora tengo las cosas más claras, creo que aun te quiero, pero ya no camino por el lado sentimental, ya no reacciono por las emociones, ahora puedo decir que camino por mis prioridades, mis cosas, mis ambiciones.

Discúlpame si al escuchar nuestra canción la pena ya no me embarga, o si escribo las lágrimas no están presentes, pero lo nuestro estaba lleno nada, claro que si tengo bonitos recuerdos, jamás negaré eso, tampoco me engañaré que siempre fue bonito, porqué nunca fue así y ambos lo sabemos.

Discúlpame por no seguir tus pasos más de cerca, lo siento de todo corazón, pero estaba ocupado haciendo mi vida, preocupándome por mis intereses y algunas prioridades,
                                                                                                           haciendo una mejor versión de mi.